sábado, 8 de noviembre de 2008

And now, We Can...What?

Barack Hussein Obama. Desde el pasado Martes, éste es el hombre con más poder ejecutivo sobre la Tierra. No en vano, presidirá la mayor potencia económica y militar del mundo y la 2ª tecnológica, y le pese a quien le pese, Estado Unidos, es a día de hoy, la nación más poderosa de cuantas existen. Tras 8 años de una más que discutible administración Bush, la crisis económica, se ha llevado por delante a los republicanos que, a pesar de no contar con un mal candidato, no ha sabido conectar del todo con sus bases y nunca ha transmitido esa unión hacia los valores conservadores que llevaran a Ronald Reagan a ganar en los 80, por mas de 500 delegados, a sus rivales.

Obama se ha convertido ya en mito mucho antes siquiera de que comience su mandato. Aparte de que sea el primer presidente afroamericano (a medias) de la historia y todo lo que ello significa, su figura ha sido engrandecida hasta niveles mesiánicos por sus seguidores. Sus discursos retóricos plenos de buenas palabras pero vacíos de contenido real han encandilado no sólo a aquellos americanos que se dicen demócratas, sino a una gran parte de la progresía antiamericana europea, que suspiraba hace escasos meses por la caída de este imperio del S.XX y XXI.

Aparte de que mis convicciones me lleven a estar más cerca de los valores defendidos por los republicanos (con lo que la distancia conlleva), no pudo entender ni entenderé nunca esa fe ciega en una persona, mejor dicho, en un político, que no ha demostrado absolutamente nada. No se le conoce ninguna iniciativa legislativa en su etapa como senador de Illinois y se ha demostrado ya como hace un uso partidista de su condición irreal de afroamericano. Para el que no lo sepa, ya que esto no interesa contarlo en España, Obama pasó su juventud en las agradecidas playas de Hawaii, criado por su abuela blanca, hija de la gobernadora del Banco de Hawaii, es decir, no precisamente pobres. Al trasladarse a Chicago frecuentó en múltiples ocasiones la iglesia de un pastor negro racista que abogaba por la superioridad de la comunidad negra ante los blancos. Éste pastor influyó hasta tal punto en su vida que llegó a ser su director espiritual, pero al comenzar el proceso electoral, él dijo que apenas tuvieron relación. Y así podría contar alguna historia más de este nuevo "salvador".

Desde un primer momento mantuve y mantengo, la teoría de que Obama es un producto, una marca que quieren que compremos y sin la cual no podríamos vivir. Los hilos de esta marioneta son movidos con la intención de devolver el poder a un sector de la población americana que sabe que le es muy difícil de conseguir ya que esa gran nación es en su mayor parte, y a la historia me remito, conservadora. Los vientos le eran favorables, los famosos, el dinero, la prensa y la situación mundial; y aún así solo ha ganado por un 6% de los votos a un hombre de 72 años.

Y es ahora donde viene mi parte favorita. Estados Unidos nunca será lo que Europa le gustaría que fuera; la socialdemocracia nunca se impondrá y los valores nacionales, la libertad individual y el libre mercado seguirán siendo los abanderados de este país. Podrán cambiar algunas cosas, algunos detalles, pero ese "change" que ha repetido Obama hasta quedarse afónico no será profundo ni revolucionario. Quizá por esto, por la inmovilidad de los valores fundamentales, EEUU está donde está y países como España, enfrentan a los herederos de los muertos de guerras de hace 70 años.

En EEUU, no hay jornada de reflexión ni se asaltan sedes el día antes de las elecciones, hay atentados y el pueblo se pone del lado del gobierno mientras los medios de comunicación apelan al patriotismo y al sentimiento de nación. La historia juzgará si Obama nos engañó a todos o fue un buen presidente; si sus palabras bonitas se quedaron sólo en eso o de verdad hizo un mundo mejor. De momento, yo me mantengo expectante, esperando a que un día alguen me diga "what is what we can".


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Anda salao, lo tienes claro, tienes un cacao en la cabeza entre Federiquillo, patriotero de andar por casa, enteradillo de los U.S.A., ¿En que pais vives? hay que arrimar mas el hombro, y menos decir tanta chorrada, hueles a racista, ultra conservador-preconciliar, rezumas vaticano y das la impresión de no haber salido mas allá de Campaspero.
Te prometo que no voy a perder mas tiempo contigo, esto que escribes, lo debes de poner en la puerta de un WC de un bar, seguro que seria bueno para cagarse.
Lo tienes claro.

UN INDIO DE AMERICANO

Borja Rodríguez dijo...

Gracias por tu comentario. Hasta pronto!!

Pablo dijo...

¿y este pardo de dónde ha salido? Se nota Borja que das donde duele, por eso te insulta. Mucho ánimo y a ver si nos das una nueva entrada a tus espectadores. Un abrazo!

Anónimo dijo...

Suscribo a Anonimo...

Demagogia barata, y si quieres te hago una lista.

Por curiosidad... todas estas ideas son tuyas o las sacas de Libertad Digital y La razon?

Borja Rodríguez dijo...

Hombre, por desgracia, yo no adquiero los conocimientos por ciencia infusa o por ósmosis...igual tú sí; y puedes extraer tus propias ideas sin tan siquiera asomarte a las noticias que ocurren. Yo soy más limitado y necesito documentarme. Aún así, creo que es bastante evidente que lo que yo escribo aquí es lo que yo pienso sin pararme a pensar si es lo que dicen unos u otros.

Respecto a los insultos, no hago comentarios.